EN EL DIVAN

Ser, hacer y tener

No piense en lo que no tiene… pensar en lo que no tiene y pedir al universo algo que usted no tiene es señal de carencia. Click To Tweet

 

Para poder hacer primero hay que ser

 

Hoy estimado lector no quiero profundizar mucho en pensamientos de media noche

Solo quiero dejarle algunas palabras que creo son importantes de decir en el desarrollo de cualquier ser humano.

SER, HACER Y TENER

Sabe usted que significan estas palabras?

Es un orden…  una secuencia…  de ideas, pensamientos y acciones

El ser te hace auténtico… te hace la persona que quieres ser.

Para poder hacer primero hay que ser… no puede ser en diferente  orden.

Y para poder tener hay que hacer…

¿Entiende usted el orden de los valores que le estoy mencionando?

Si usted ha entendido el orden de los valores que le he mencionado, usted tiene ya gran camino recorrido.

No cualquiera entiende que el fin en esta vida no es solo tener por tener…

No sirve de nada tener,  si el tener es el único fin que se tiene en la vida.

Y tener es una gran responsabilidad.

Porque tener  implica saber dar y entregar.

Implica devolver al universo  algo de lo mucho que nos ha dado.

El secreto para ser feliz consiste en estar agradecido con lo que tenemos.

Si usted no está conforme con lo que tiene en este momento, usted jamás será feliz aunque tenga mas.

Es una premisa de vida que le aseguro que es verdad.

Le contaré un secreto:

Todos los días en la mañana y en la noche, agradezca por lo que tiene…

Agradezca que tiene un techo, que tiene que comer, que tiene ropa que ponerse.

Agradezca que tiene hijos, nietos, perros, una cama confortable, agradezca todo lo que pueda recordar en ese momento… Y así, usted verá que su mente empieza a evolucionar a un nivel de conciencia mas grande, en el que usted verá como las cosas empiezan a llegar sin pedirlas.

No piense en lo que no tiene… pensar en lo que no tiene y pedir al universo algo que usted no tiene es señal  de carencia.

En cambio si usted agradece en vez de pedir, usted está diciéndole  al universo que es feliz con lo que tiene… e inmediatamente el universo conspira para que todo fluya a su favor.

Obvio, hay un viejo adagio árabe que dice: Confíe en Dios, pero amarre su camello.

Agradezca y trabaje duro… estudie, expanda su mente y su conocimiento…

La suerte siempre favorece a una mente preparada.

A veces es necesario sentir más y pensar menos…   por la simple razón de que no tenemos tiempo para ser perfectos… la vida es demasiado corta como para intentar que todo sea perfecto siempre.

Le deseo a usted amable lector que se caiga infinidad de veces… que falle infinidad de veces… que se equivoque infinidad de veces.

Y sabe por qué le deseo eso?

Porque los seres humanos solo  aprendemos de los errores.

Porque solo los seres humanos, somos capaces de crecer y evolucionar   de esa manera.

No hemos vuelto desconfiados, es muy común que tenemos miedo en volver a confiar.

¿Sabe algo?

No hay otro modo de vivir: Entregue todo al 100 %

Sea cuidadoso a quien le entrega su confianza, pero decida usted por su propia mano, quien la merece y quien no la merece…

Pero confíe… De verdad nunca sabemos la suerte que tenemos enfrente de nosotros y no la sabemos ver ni la sabemos apreciar.

Lo digo por experiencia…

Tan mal que me caías HGS…  y tan mal que te caía yo.

Pasamos un año sin vernos… pasamos un año de platicar sin vernos.

Nos veíamos pero no nos veíamos…

Y sin embargo, la vida se encargó de hacernos ver que  se burló de nosotros en nuestras narices; y jamás nos dimos cuenta.

Se encargó de hacer mil cosas, que fueron sincronizadas de manera magistral para que fueran perfectas.

No me cabe duda,  ni le quepa duda a usted estimado lector,  que los tiempos de Dios (del universo, de la vida… como le quiera usted llamar) son perfectos.

Todo llega en su justo momento…

Lo supimos tú y yo HGS casi al mismo tiempo.

Tú en Guadalajara y yo En León… ¿Si entiendes  de lo que estoy hablando?.

Y es increíble que la misma,  e idéntica lección para los dos, tuviera de  escenario, dos ciudades diferentes con tan solo un día de diferencia.

¿Cree usted estimado lector en las casualidades, o en las causalidades?

Como le quiera usted llamar…

Nada es accidente… nada es al azar…

Todo es resultado de una armoniosa causalidad que es producto de nuestra frecuencia en la que estamos como seres humanos.

Todo es cuestión de observar y estar más alertas  de lo que sucede a nuestro alrededor.

Quizás usted estimado lector, tiene todo en sus narices,  y no lo ha sabido ver.

Mire usted… lo digo por experiencia:

Yo lo tenía todo enfrente de mí, y me tardé un año en poderlo ver.

Y ahora que lo tengo todo, esa causalidad me hace ver las cosas de otra manera.

Quizás en otra columna le explique detalladamente amable lector a que me refiero…

Pero esa… esa es otra historia…

Namasté

Que tenga excelente inicio de semana

Sergio Eduardo Peregrina Castañeda

Egresado de la Universidad Autónoma de Aguascalientes. Contador público de profesión y escritor por afición… "Tengo casi 42 años, y nací viendo las cosas y la vida desde una perspectiva diferente." Si usted desea añadirme a sus redes sociales, o desea que escriba sobre algún tema en específico, mi muro de facebook está como Sergio Pereg.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *