ASÍ VAMOS...

Segunda Reflexión sobre Estrategia

No hay que olvidar que la estrategia es un proceso que transcurre en el tiempo. Y que, por lo tanto, no se debe buscar establecer la estrategia para lograr los objetivos de un solo golpe. Click To Tweet

 

No basta la buena voluntad, hace falta estrategia

 

En el mundo actual vivimos en una situación muy compleja, cambiante e incierta por lo que, ya sea en la política, en el ejercicio de un gobierno, en las empresas y en cualquier tipo de organización social, de salud, cooperativa etc., se requiere de estrategias para poder lograr los objetivos que se deseen. La palabra estrategia es comúnmente usada, pero poco comprendida, por eso, insisto en ella.

La estrategia es un sistema complejo para superar al adversario, a sabiendas que él pretende lo mismo. Ante todo, se debe subrayar que la estrategia es un sistema complejo adaptativo, es decir, que sus elementos no sólo se deben a lo que éstos mismos son, sino que ellos tienen relaciones que son fundamentales en su conceptualización y en la determinación del sistema en que se encuentran.

Además, la lógica lineal de causa efecto únicamente tiene una función secundaria ya que cualquier elemento puede ser a la vez, causa y efecto. Finalmente, las relaciones pueden producir elementos nuevos que no estaban contenidos ni en los elementos originales ni en los elementos nuevos, a esta generación de lo nuevo se le denomina “emergencias”.

El siguiente esquema, resume instrumentos fundamentales de la estrategia como un sistema complejo adaptativo.

Explico el esquema a sabiendas que cada punto se debe comprender en su relación con los otros puntos.

La emergencia parte de objetivos, que provienen de lo que se desea alcanzar ya sea en base a un análisis, cuidadoso, o de creencias, religión, cosmovisiones o simplemente de una búsqueda de poder y/o dinero.

Para lograr estos objetivos se requiere de medios e instrumentos de todo tipo, materiales, medios de comunicación, instrumentos para hacer diversas tareas, ideas, relaciones con otras organizaciones y/o persona, además de que se tienen que tener los medios para proveerse continuamente a lo largo de la aplicación de la estrategia. Se tiene que contar con una previsión de lo que tiene el rival, adversario, competidor u enemigo; conocer sus puntos fuertes, débiles y su capacidad de respuesta y además, contar con un sistema de inteligencia para tratar de conocer las estrategias que el otro va a implementar.

Todo esto implica la estructuración de todo tipo de maniobras y tácticas que se necesitan para lograr los objetivos previstos. Todo ello tiene como fundamento central, los recursos y capacidades intelectuales, humanas, de relaciones sociales, de posibles alianzas con otras organizaciones, y de recursos materiales disponibles.

Es vital tener en cuenta que toda acción estratégica, no se debe realizar sin disponer y poner en ejercicio una masa crítica de energía, recursos, potencial humano, suficientes como para poder alcanzar la meta deseada. NO implementar una masa crítica adecuada, es no sólo desperdiciar recursos inútilmente, sino prevenir al (los) rival(es), y generar puntos débiles muy peligrosos.

No bastan objetivos, logística, previsión, maniobras, recursos y capacidades. Es indispensable, contar con un sistema organizativo que ponga en una relación adecuada los elementos intelectuales, humanos y materiales para que el proceso y las maniobras sean eficaces y además, que esta organización sea capaz de implementar un sistema de inteligencia que permita conocer las fuerzas, el pensamiento, las capacidades y los puntos fuertes y débiles del(os) rival(es) pues sin ello la posibilidad de fracaso es muy elevada. Sin una buena organización, el desperdicio de recursos y las posibilidades de pérdida son elevadas.

No hay que olvidar que la estrategia es un proceso que transcurre en el tiempo. Y que, por lo tanto, no se debe buscar establecer la estrategia para lograr los objetivos de un solo golpe. Se requieren de metas intermedias y de un conjunto de tácticas para lograrlas. Las metas intermedias se deben establecer en función de los objetivos finales. Asimismo, se deben establecer períodos de tiempo para alcanzar las metas intermedias y los objetivos finales, debido a que hay que tener mucho cuidado con prolongar demasiado la estrategia ya que este hecho puede conducir a una entropía, es decir, a una disipación de todo tipo de recursos disponibles.

Finalmente, la estrategia como sistema complejo social, debe ser adaptativo, lo que quiere decir que debe de ser claro, con todos los elementos quese van a utilizar y que estos elementos se pueden y se deben cambiar u ajustar atendiendo a los procesos y los problemas que se presenten. Para que sea adaptativa, la estrategia no debe de ser rígida, sino que, desde su diseño inicial, tiene que ser concebida en términos de flexibilidad puesto que el mundo que vivimos es muy complejo e incierto; toda rigidez está condenada al fracaso. Todo esto indica que la estrategia debe ser adaptativa ante los problemas, reacciones del(os) rival(es), complejidades no previstas o emergencias que surgen en el proceso. La adaptabilidad de la estrategia es vital.

Estos son algunos elementos clave de la estrategia, de la cual carecemos bastante en las políticas mexicanas. Calderón mandó al ejército “al aventón”, sin ningún planteamiento estratégico previo y los resultados fueron catastróficos; una estrategia simplona y vulgar, fue implementada por Peña Nieto, con resultados similares. Agréguese a esto la corrupción y se comprenderá la situación por la que hoy pasamos. En el gobierno actual, se ha eliminado en alguna medida la corrupción, pero los objetivos y las metas intermedias no están claros, no veo una logística eficaz, veo escopetazos que no contienen masa crítica. No he logrado comprender cuál es la previsión que se tiene ni cuál es la evaluación existente de las fuerzas de los rivales y enemigos, no comprendo bien las maniobras que se están implementando o las que se tienen en mente. La carencia más grave es que no veo el sistema organizativo capaz de hacer frente a los problemas que se afrontan. Esto lo digo no sólo en la lucha contra la criminalidad sino también en otras esferas como lo es la económica. Muchos tenemos la impresión de que hay improvisaciones y ocurrencias.

Hay buena voluntad y una reducción de la corrupción, qué bueno. HACE FALTA UNA ESTRATEGIA ADECUADA.

Seguiré con otras reflexiones al respecto. Agradeceré las críticas positivas o negativas que se me hagan. Las reflexiones sobre la estrategia también deben ser adaptativas.

Juan Castaingts Teillery

Profesor Investigador UAM-I  

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *