CINE

Frustración en Cannes con Quentin Tarantino y Érase una vez en Hollywood

“Lo sorprendente es que, pese a ello, en última instancia 'Érase una vez en Hollywood' no es el festín tarantiniano que su premisa prometía. No hay estructura episódica ni escenas que se alargan solo para darnos el placer de escuchar… Click To Tweet

Margot Robbie, Quentin Tarantino , Leonardo DiCaprio y Brad Pitt en Cannes

 

Nostalgia y amor al cine en una decepcionante realización de Tarantino

 

En la octava jornada del Festival 72 de Cannes se presentó la cinta Érase una vez en Hollywood del director Quentin Tarantino, la cual había provocado una gran expectación, la cual a la postre ha causado más decepciones que alabanzas, sin llegar a la reprobación absoluta .

Juan Luis Caviaro en el sitio Espinof en su nota Cannes 2019: ‘Érase una vez en Hollywood’ nos deja la película más nostálgica y acomodada de un Tarantino decepcionante:  nos señala:

Quizá había demasiadas expectativas. Lo he comentado alguna vez; pienso que los que cubrimos un festival no vemos las películas en las mejores circunstancias, tras varios días de acumular visionados, dormir poco, alimentarse regular y escribir opiniones. Opinamos tras una rápida reflexión poco después de abandonar la butaca. Factores externos a la obra juegan un papel importante a la hora de valorarla, así que vaya por delante que me encantaría poder escribir este texto tras un segundo visionado. Pero aquí va mi primera impresión…

‘Érase una vez en Hollywood’: lo peor de Tarantino hasta la fecha.

Lamentablemente, creo que es lo más torpe que ha rodado  hasta el momento. Si hay algo que uno puede esperar de un film de Tarantino es que tenga un guion repleto de diálogos ingeniosos y conversaciones absorbentes, que en manos de los actores adecuados (y este director suele tener unos repartos inmejorables) llegan a crear momentos mágicos donde todo lo que rodea a los personajes no importa, solo la anécdota o la idea que han decidido compartir con el público.”

En tanto Nando Salva de El Periódico de Catalunya es algo mas entusiasta en su nota Cannes se rinde a la nostalgia cinéfila de Tarantino y comenta:  “Por encima de todo, ‘Érase una vez en Hollywood’ es una orgía de referencias al cine de la época que recrea. Por sus escenas aparecen celebridades como Steve McQueen y Bruce Lee, que es objeto de un desternillante chiste fácil; incontables carteles promocionales de algunas películas reales -‘No hagan olas’ (1967), ‘Péndulo’ (1969)- y de muchas inventadas para la ocasión -‘Comanche Squad’-, y referencias a directores como Sergio Corbucci y Joaquín Romero Marchent y una inagotable batería de referencias cinéfilas”.

“Lo sorprendente es que, pese a ello, en última instancia ‘Érase una vez en Hollywood’  no es el festín tarantiniano que su premisa prometía. No hay estructura episódica ni escenas que se alargan solo para darnos el placer de escuchar una conversación sobre hamburguesas, los diálogos son relativamente sobrios y únicamente un’ flashback’ -que, eso sí, está dentro de otro ‘flashback’-. Y, pese a lo que su título da a entender, no es una epopeya sino solo un retrato más bien mundano de dos tipos que asisten al final de un mundo y el principio de otro y, simplemente, intentan sobrevivir. En otras palabras, pasa menos tiempo atendiendo a las idiosincrasias de su director y más derrochando amor a aquellos que sobreviven haciendo cine. Quizá no nos deje ver el lado más vistoso de Tarantino, pero a cambio nos ofrece el más sensible.”

Quien se va a la yugular es Carlos Boyero crítico de El País en su texto Naufragio del muy esperado Tarantino, puntualizando:

Sabemos que la cultura cinematográfica de Tarantino se educó tragándose con inmenso placer toda la subcultura del cine más casposo de los videoclubes, que lo sabe todo no ya del spaghetti wéstern y de la serie Z, sino también del cine de kárate, kung-fu y yudo. Igualmente es experto en las series televisivas de esa época. Ha jugado eternamente con esas referencias que tanto ama pero dándoles la vuelta con su espectacular talento. Aquí, los protagonistas son un famoso actor de wésterns en esas series y el hombre que además de doblarle en las escenas de riesgo le soluciona todo tipo de problemas en su disparatada estructura cotidiana. Pero su buen momento ha pasado y tendrá que aceptar rodar spaghetti wéstern en Italia y en Almería. La situación de ambos se complica aún más cuando toman accidental contacto con un grupo de hippies muy inquietantes y puestos hasta arriba de LSD. Y ahí se produce para mí la única secuencia desasosegante en esta película tan fallida. Es la visita cargada de señales y amenazas que hace el doble al campamento de esa gente tan peligrosa. El resto (y dura casi tres horas) es un cansino modelo del quiero y no puedo, un híbrido en el que no me engancha ni el argumento ni los personajes, ni lo que hacen ni lo que dice”.

No es el primer fiasco de Tarantino, antes había hecho una cosa gamberra y horrenda de corredores de coches y pandilleras que se titulaba Death Proof. Pero es triste que no aprendiera de aquel fracaso. Se han oído algunos tibios aplausos al terminar la proyección. Me temo que eran de algún fan voluntariamente ciego y de la gente que hace la promoción de esa desventurada película. El desenlace, hablando de hechos reales, pretende ser insólito y gracioso. Da igual”.

Ahora solo cabe esperar que Erase una vez en Hollywood la cual en México llevará el título de Había una vez en Hollywood  llegue a las carteleras de nuestro país, lo cual ocurrirá el 8 de agosto,  para ver el noveno trabajo de Quentin Tarantino, ya que considero que los aficionados y fans  del siempre controvertido director no se van a  arredar con semejantes comentarios y estarán prestos a acudir a la sala de su preferencia a valorar por sí mismos tal filme.

En tanto eso sucede que tal si damos una revisión a lo que los colaboradores de cineforever.com han opinado de anteriores obras de Quentin Tarantino:

 

Textos relacionados en cineforever.com:

 

Quentin Tarantino: sus películas

 

Venganza bastarda, gloriosa venganza de Quentin Tarantino

 

Bastardos sin gloria: o de como el cine mató al Führer

 

Bastardos sin gloria, o el cine como arma

 

Django sin cadenas, Tarantino y su homenaje al spaghetti western

 

Django sin cadenas, de la muerte en el western

Django sin cadenas: la venganza como objeto del derecho

 

Django desencadenado. La esclavitud existencial

 

Los ocho mas odiados, del odio al cine en Quentin Tarantino

 

Los ocho más odiados: Quentin Tarantino jugando “Quién es el culpable”

 

Los ocho más odiados: Quentin Tarantino jugando “Quién es el culpable”

 

Los ocho más odiados: no termina siendo odiable, tan solo levemente irritante

Gustavo Arturo de Alba

Periodista de profesión y Crítico Cinematográfico. Con experiencia laboral en radio, prensa, cine y televisión. Director de revista Crisol en versión impresa y Crisol Plural en internet.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *