CINE

22 de julio, atentados en Noruega, en Netflix

La película que se transmite por la plataforma de Netflix vale la pena pues retrata como sobrellevó una de las sociedades más educadas del mundo esas tragedias. Click To Tweet

22 de Julio

 

22 de julio es una película que se basa en hechos verídicos, trata de los atentados que sacudieron Noruega en el 2011, dónde un extremista puso un coche bomba frente a las oficinas del primer ministro matando a ocho personas, hiriendo a muchas más y provocando severos destrozos en la capital, para posteriormente viajar a la isla de Utoya y matar a más de sesenta personas, a las que literalmente cazó, la mayoría estudiantes que se encontraban en dicho lugar para celebrar un campamento juvenil.

Noruega es un país del norte de Europa, cuenta con alrededor de cinco millones y medio de habitantes, uno de los más ricos del mundo, el tercer exportador de petróleo después de Rusia y Arabia Saudita, hace diez años fue considerada la nación con el más alto índice de desarrollo humano y una de las más seguras del planeta.

Por eso provocó una tremenda conmoción entre su población cuando en el año 2011 un extremista llevara a cabo un plan para perpetrar varios atentados al manifestarse inconforme con las políticas de inmigración del gobierno. La película que se transmite por la plataforma de Netflix vale la pena pues retrata como sobrellevó una de las sociedades más educadas del mundo esas tragedias.

En México probablemente la sociedad habría linchado al atacante, o los policías lo habrían golpeado y torturado al detenerlo; francamente me pareció muy interesante la conducta que los operadores del sistema de justicia llevan a cabo durante los diferentes momentos que van desde la detención del terrorista hasta el desenlace del juicio.

Nuestro país tiene más de ciento veinte millones de habitantes, es donde se presenta el mayor índice de desigualdad del mundo, tenemos quince ciudades de las más peligrosas del planeta y en dónde nos distinguimos por la impunidad que padece nuestra sociedad.

La forma como los operadores del sistema de justicia noruego tratan al terrorista, es un claro ejemplo de un estado de derecho en donde se respetan al máximo los derechos humanos, busque y juzgue usted, cinéfilo lector.

Cuando se presenta un hecho violento en algún lugar del mundo, la cultura de sus ciudadanos, el índice de desarrollo humano, el número de habitantes del país, la pobreza o riqueza de sus habitantes, son factores que por supuesto no se toman en cuenta a primera vista, pero para establecer políticas públicas eficaces, no es lo mismo Noruega que México.

S. Pereira

Abogado, aficiononado a la literatura, gastronomía y un poco de jazz

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *