NACIONAL

Bienvenido Impuesto a la tenencia vehicular

La federalización de la tenencia impide el arbitraje, esto es, que la gente emplaque sus coches en estados vecinos para evadir el impuesto en la ciudad donde vive Click To Tweet

Sobre la tenencia. Me parece que es un gran acierto regresar la tenencia y que sea federal. ¿Por qué? Por varias razones. Al principio yo no era partidario de ese impuesto, como menos me parecía un abuso que emulaba los famosos impuestos de Santa Anna (como el de los perros o los carruajes, etc.), pero poco a poco me ha ido agradando más. Es un impuesto progresivo, lo que quiere decir que quien más tiene pague más, es decir, me parece correcto que alguien que tenga un BMW o un MB pague más que quien tenga un Nissan. Pero más importante que eso, esos impuestos “castigan” el uso del coche lo cual es bueno porque los coches no son deseables, por más que sean un símbolo de estatus o sean cómodos y útiles, afectan a la ciudad, contaminan, estorban, generan congestión vial y un largo, etc. Castigar el uso del coche para favorecer el transporte público siempre debe ser un objetivo en una ciudad que le interese mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

Es cierto, la tenencia por sí sola no logra este objetivo, ni muchísimo menos, pero ayuda a encaminarnos hacia éste. En una ciudad como la de México, por ejemplo, en la que se tiene que desperdiciar tremendas cantidades de espacio para alojar coches, ya sea en estacionamientos o en la calle, o Aguascalientes com su eterna y obtusa expansión de pasos a desnivel y muchas otras ciudades en el país con sus problemas respectivos, necesitan de impuestos de este tipo para desincentivar el uso de coches. A final de cuentas, una de los principales atributos de los impuestos es su capacidad para modificar patrones de consumo.

La federalización de la tenencia impide el arbitraje, esto es, que la gente emplaque sus coches  en estados vecinos para evadir el impuesto en la ciudad donde vive. Por supuesto, a nadie le gusta pagar impuestos, pero es necesario si aspiramos a tener una sociedad medianamente justa. Y para esto necesitamos impuestos progresivos y que ayuden, aunque sea un poco, en la tarea de redistribución.

Francisco Roig Martínez

Economista, opinador y sibarita profesional.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *